12.4.07

Un tipo auténtico


Érase una vez un tipo auténtico.

No era educado. Solía comer con la boca abierta y estornudar aparatosamente, sin pañuelo. En ocasiones hacía las dos cosas a la vez, con resultados de evidente y desastrosa repugnancia.

Pero era un tipo auténtico.

No era amable. Si un ciego le pedía ayuda para cruzar un semáforo, le dejaba sin compañía a la mitad del trayecto. Si una ancianita se interponía en su camino, la apartaba de un empujón y una vez en el suelo normalmente la pateaba con ferocidad. Si esto ocurría en un callejón solitario no se privaba, por último, de orinarle en la cabeza.

Pero era un tipo auténtico.

No era limpio. Jamás se lavó las manos tras sus incursiones en lavabos públicos. Su olor corporal era realmente desagradable. Su indumentaria, bochornosamente hortera.

Pero era un tipo auténtico.

No era fiel. Engañó a todas sus parejas. Frecuentaba clubs de alterne sin remordimiento alguno. Era tan infiel que no se conformaba con engañar a sus novias, sino que llegaba incluso a engañar a las putas.

Pero era un tipo auténtico.

No era solidario. En una ocasión le pidieron una firma para salvar de la leucemia a un niño recién nacido. Tras conocer que la suya era la última necesaria, se hizo por la fuerza con las anteriores y las destruyó en el acto. Posteriormente adujo: "Así no tendréis que buscar más."

Pero era un tipo auténtico.

No era equilibrado. Solía masturbarse con el retrato de su madre muerta. Ver números cómicos con enanos le provocaba indefectibles erecciones. Solía vérsele cerca de guarderías y colegios de primaria, magreándose la entrepierna sin ningún tipo de disimulo. En una ocasión se hizo pasar por el padre de una niña mongólica y cuando la conducía a las afueras de la ciudad fue interceptado por la policía.

Pero vieron que era un tipo auténtico, y lo soltaron.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¡ACTUALIZA MÁS A MENUDO! Aprende de los Venga Monjas, que empezaron un video cada mil y ahora cada semana o dos semanas tienen alguno preparado.

Saludos.

Pedro dijo...

Es auténtico.
Aunque confirma mi teoría que tienes algún tipo de enfermedad mental. Lo de masturbarse con la foto de la madre muerta me ha llegado....

Unknown dijo...

Un mes más tarde, me he releído el texto y me han pasado dos cosas curiosas: primero, que me he reído tanto como la primera vez. Segundo: se me ha venido a la cabeza "Atolladero" de Oscar Áibar y M.A. Martin. El comic, claro.

La-Ruina dijo...

Dios, ¡qué risas!

ana.campoy dijo...

Hola chavalote,
aquí estoy. Pasaré a verte de vez en cuando.

Espero que no te creas tan auténtico como el del relato. A veces es mejor pasar desapercibido. Buenas "polaroids" como se suele decir ¿no?

Juanjo Iglesias dijo...

Gracias, queridos amigos. Cuando conquiste el mundo serán ustedes sin duda mis lacayos aventajados.

Señorita Quema, la felicito por su blog, ¡pero no copie mis estructuras! Una presentación, una anécdota de la infancia... ¿qué será lo siguiente, una parodia de "Inocente, Inocente"?

ana.campoy dijo...

Ein???
No he visto el inicio de tu blog.
Sin duda, si es así, habrá sido por casualidad.

Mi tercera entrada va de cicatrices. Pero de las de la vida. Supongo que en este no coincidimos.

Juanjo Iglesias dijo...

¿Insinúa que mis posts no tienen la profundidad que los suyos?

¡Pues le diré algo!

Pero no ahora...

ana.campoy dijo...

¡¡¡¡Estoy esperando esa famosa entrada de cicatrices que va a superar la mía!!!!

¡¡¡Sigo esperando!!!!

Juanjo Iglesias dijo...

¡Dios mío! Cómo se nota que está usted recién iniciada en esto de los blogs...

¡Reprima sus ansias! Me coloca al borde del ataque de estrés... Y no está bien morirse de algo sin saber a ciencia cierta cómo se escribe.